“A SALVO”, por Tomás Alonso

Salvo, “el único jugador capaz de anular a Epi”.

Las crónicas periodísticas de la época hablaban del escolta que yo hubiera querido ser. Un dos, que podía jugar de uno, incluso de tres, pero se fue diluyendo hasta acabar siendo un cero. Con un cráneo privilegiado para ver el baloncesto en ataque y en defensa, de la vida solo supo ver la parte más divertida, más salvaje, más placentera.

Quino reconoció tarde sus errores y la vida no le dio ni una sola prórroga. Un lustro opositando para el playoff y en seis meses el cáncer lo arrasó, ni siquiera le picó en su última finta, lástima, porque justo antes de que la enfermedad le enseñase el camino de los vestuarios él había decidido iniciar una nueva etapa. Como ese jugador al que le da por empezar a defender pasada la treintena o el que quiere mejorar su tiro cuando ya nadie piensa en ficharlo.

Joaquín Salvo Pastor hizo feliz a mucha gente y solo se hizo daño a sí mismo. Ese fue su legado.

comprar

Y con la compra del libro “A SALVO” en nuestra  web, te obsequiamos con una entrada para el
Memorial Quino Salvo 2021